Alberto Suárez


Alberto Suárez transforma la canción en un soporte expresivo nuevo: el de la narración cinematográfica sin imagen visual.
La precisión y la velocidad ligadas a la minuciosa composición de personajes y al desarrollo de las historias irónicas, satíricas o románticas, hacen que uno cierre los ojos frente a una luminosa pantalla que suena.

Jorge Fandermole

 

Al artista Alberto Suárez le queda pequeña y mezquina esa denominación de "cantautor", tan fea y tan de boga. Alberto es un cantor que honra la hermosa palabra, es un autor cabal y no solo de canciones, sino de textos frescos, bellos, crudos, palpables.
Alberto Suárez es músico en serio porque hace música pero sobre todo porque aprecia la música. Suenan en él la Catamarca natal del folklore sobrio, La Pampa del recato, el balanceo brasileño y el drama ríoplatense.
El amigo Alberto ha tejido, seguramente sin darse cuenta, un abanico que trae vientos de los cuatro costados, una rara alquimia entre el decidor pampeano que elije tal vez un baión de base rítmica y nos habla, al mismo tiempo, de un arrabal porteño.
Es cierto que una vez detuve mi 504 frente al Parque Lezama olvidándonos del apuro que llevábamos con Liliana Herrero para ir no sé dónde o hacer no sé qué, simplemente porque había empezado a sonar Operación Gardel y decidimos que había que escucharlo.
Alberto Suárez es amigo. Lo conmueve a uno con la canción y luego presta el propio corazón a modo de pañuelo para las lágrimas que, canción, noche y amistad mediante, se encienden solas.

10 de agosto de 2005
Juan Falú

 

"Operación Gardel", del poeta y compositor Alberto Suárez, es uno de los mejores trabajos que he escuchado en un género que no termina de ser reconocido entre nosotros. Uno de los secretos de cualquier obra artística es el ángulo de la mirada; la posición en la que se para el observador, atributo que la crítica mediocre a la que estamos expuestos en la canción popular ni siquiera imagina. Alberto está sobrehabitado de vivencias y estalla a cada rato en metáforas y sensaciones que evitan, por descompresión, un estallido fatal. Suárez es un artista preparado para un país que, por ahora, no fue.

En Villa Elisa, invierno del 2005
Jorge Marziali
 

Le conté a Quique Pesoa que estaba trabajando en la musicalización de cuentos.
¿Cuentos? – abrió sus ojos rosarinos - Tengo algo que mostrarte. Un tipo que canta cuentos.
Así tomé contacto con las grabaciones de Alberto Suárez un caso paradigmático de la narrativa cantautoral. Uno de esos inventos argentinos con una capacidad de síntesis, ironía, destreza y rigor que dejan boquiabierto.
No es un simplemente un cantautor, esa categoría lo desmerece. Es un prestidigitador de la imaginación, un cineasta con guitarra y palabras en lugar de cámara. Sus canciones son actos de nobleza, proclamas de humor, denuncias concientizadoras, ingenios docentes.
Lo que hace Alberto Suárez no lo hace nadie sencillamente porque es muy difícil reunir los ingredientes que combina en su arte tan particular.

Miguel Cantilo
"Los Cuentos que no Canto" Libro de cuentos de Alberto Suárez con Prólogo de Quique Pesoa  
Reedición CD "Del Otro Lado del Mostrador" ahora en existencia.  
Letras con cifrado: "Ella es dentista" del CD "El Código Milonga"  
Letras con cifrado: "El partido " del CD "Operación Gardel"  

Archivo para difusión radial (4 temas en MP3 y texto) Formato .ZIP 12 MB  
     
Diseño Web: DigiSapiens® -
Web: www.albertosuarez.net - E-mail: info@albertosuarez.net - Tel: (02954) 15 67 44 70